Posteado por:
el_alex25
Moderador



Una carta del joven Hitler





Cuando Hitler llegó a Múnich por primera vez se alojó en casa del sastre Popp. Tenía veinticuatro años de edad. Hitler recordaría su época de Múnich antes de la guerra como una de las más gratas de su vida. Sin embargo, esa tranquilidad que disfrutó en Múnich se rompió con el estallido de la guerra. Se conserva una carta que el Führer envío a su casero, en donde podemos ver claramente el afecto que sentía hacia él. La carta es muy representativa e importante. En ella podemos ver que Hitler no era una persona asocial. Podemos ver que era una persona con sentimientos y que consideraba al señor Popp como de su propia familia. De paso, es importante por cuanto comenta la concesión de la condecoración de la Cruz de Hierro. En muchas ocasiones se ha dicho que Hitler la consiguió mediante artimañas y engaños. Nada más lejos de la realidad. La carta está fechada el 3 de diciembre de 1914.



Querido señor Popp,

Lille es una gran ciudad típicamente francesa. Algunos barrios fueron atacados e incendiados. Sin embargo, en conjunto, la ciudad ha sufrido poco. En Lille, como he dicho, estábamos en estado de alerta. A la una de la madrugada del 27 se recibe de improviso la orden de marcha. Salimos de la ciudad a las dos y el 29 a las siete de la mañana nos encontramos en primera línea de ataque. Fue la batalla de Gheluwe en Bezeluere. Durante cuatro días luchamos en un durísimo combate y puedo decir con orgullo que nuestro regimiento se batió heroicamente desde el primer día. Al llegar la noche habíamos perdido casi todos los oficiales... Al cuarto día, de los 3.600 hombres de nuestro regimiento, solo quedaban 611. Sin embargo, habíamos derrotado a los ingleses. Yo fui ascendido a cabo y salí, puede decirse, milagrosamente incólume. Después de tres días de reposo reemprendimos el avance. Combatimos cerca de Messines y, después, en las proximidades de Wytschalte. Allí fuimos otras dos veces al ataque. Sin embargo la lucha se hacía más dura. Mi compañía no contaba más que con 42 hombres y la onceava sólo con 17. Ahora hemos recibido tres transportes de refuerzos con un total de 1.200 hombres. En cuanto a mí, inmediatamente después del segundo combate, fui propuesto para la Cruz de Hierro, pero el comandante de la compañía fue gravemente herido el mismo día y no se concretó. En compensación fui trasladado al Estado Mayor, como portaórdenes de combate. Desde entonces, puedo decirlo perfectamente, he puesto en juego la vida cada día y me he enfrentado cara a cara con la muerte. El propio Coronel Engelhart me propuso para la Cruz de Hierro. Pero el mismo día, también él fue gravemente herido. Era ya el segundo comandante de nuestro regimiento; el primero había caído al tercer día. Ahora fui propuesto nuevamente por el Asistente Mayor Eichelsdorf, y ayer, 2 de diciembre, obtuve efectivamente la Cruz de Hierro. Ha sido el día más feliz de mi vida. Por otra parte, mis compañeros, que también la merecían, están casi todos muertos. Le ruego, querido señor Popp, que me consiga el periódico donde se habla de la condecoración. Quisiera conservarlo como recuerdo, si Dios me deja con vida. Y ahora señor Popp, ¿cómo está usted y su familia? Espero que todos se encuentren con buena salud. Es un verdadero milagro que yo esté bien a pesar del ajetreo y la falta de sueño. ¿Qué hacen Peggy y Liesl? Pienso a menudo en Múnich y particularmente en usted, querido señor Popp, y en su señora. A veces siento una gran nostalgia de casa.











http://editorialkamerad.files.wordpress.com/2016/04/una-carta-del-joven-hitler.pdf





3 Comentarios


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.

Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!
Ir al cielo